Aprender a decir que NO. Las 7 claves para conseguirlo.

Se habla mucho sobre la dificultad de decir NO. En este post vamos a hablar de ella y de cómo ser más “asertivos” porque aunque sea un tema recurrente, pocas veces se dan las claves para alcanzarla o al menos acercarnos a ella.

Empecemos definiendo: ¿qué significa en realidad la palabra ASERTIVIDAD? De una forma muy sencilla diremos que significa ser capaz de expresar nuestras opiniones y puntos de vista siempre que queramos, y de una forma correcta y educada, respetando a los demás y haciéndonos respetar.

Muchas personas sienten miedo a la hora de dar su opinión o decir que no. Se sienten confusos sobre sí mismos y sus opiniones así como con los demás, sin saber además, hasta qué punto los demás tienen derecho sobre uno mismo. Por lo tanto una persona asertiva deberá trabajarse en primera instancia la autoestima y por tanto, la seguridad y confianza sobre sí misma.

Junto con la confianza y seguridad, existen 7 claves para aprender a decir NO:

1. No dar demasiadas explicaciones cuando lo decimos
No nos estamos justificando simplemente damos nuestra opinión

2. No decir simplemente ”no”
No daremos demasiadas explicaciones pero tampoco podemos decir “no” sin más. Es útil utilizar expresiones como “ahora no me va bien, quizás en otro momento”

3. Decirlo de forma educada y con respeto
Si respeto, me respetan, y si lo digo de forma educada, tengo muchos más puntos de que tengan en cuenta lo que le he dicho, sobre todo cuando se trata de decir que no

4. Estar preparado por si alguien se molesta al decírselo
Que alguien se moleste ante mi negativa, puede pasar. Para ello estaré preparado para contestarle, de nuevo de forma educada y con respeto, sin cambiar mi punto de vista si eso es lo que de verdad yo creo y siento

5. Darle la importancia que se merece a lo que la otra persona pueda pensar
No pasa nada por decirle que no a alguien

6. Mantente calmado/a
Al principio resultará difícil estar en este estado de calma pero decir un “no” nervioso, ansioso o similar no ayuda a que el “no” se interprete bajo la normalidad

7. Céntrate en ti y no en los demás
En lugar de pensar “qué se espera de mi”, piensa “qué espero yo de mi”, “qué espero yo de esto”

Es fundamental que tengamos en cuenta que si llevo mucho tiempo con esta dificultad, necesitaré practicar día a día y sin cesar en el empeño ya que nadie ha aprendido a hacer las cosas de un día para otro. Por la tanto, os invito a que lo intentéis, lo volváis a intentar y lo sigáis haciéndo hasta que ya no resulte un esfuerzo, un gran trabajo o lo que es peor, que sintáis miedo a hacerlo.

Aprender a decir no para alguien que no lo hace es algo complicado pero que se puede conseguir. Y lo mejor de todo es la satisfacción que conlleva hacerlo y la importancia que se merece como individuos que somos, el poder dar nuestra opinión.

Como dijo Gabriel García Marquez: “Lo más importante que aprendí a hacer después de los cuarenta años fue a decir que no cuando es que no

Esta entrada fue publicada en Coaching, Desarrollo Personal, Inteligencia Emocional, PNL. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>